Bienvenida/o a Colibrí

Bienvenida/o a Colibrí

Bienvenida/o a Colibrí

 

 

Tocar al niño es tocar el punto más delicado y vital, donde todo puede decidirse y renovarse, donde todo está lleno de vida, donde se hallan encerrados los secretos del alma, por ahí se elabora la educación del hombre del mañana.                                                             

                                                     María Montessori

 

       

La primera etapa de la vida, hasta los 7 años, es la base del posterior desarrollo y lo que se viva y cómo se viva permanecerá de por vida.

Los niños y niñas a los 6 años han desarrollado casi el 80% de su capacidad intelectual, por tanto, es ahora, aprovechando la curiosidad que sienten por las cosas que los rodean, que debemos procurar que se desarrollen de forma armoniosa y creativa. Para ello necesitan un espacio de confianza y seguridad afectiva, donde expresarse en un ambiente de respeto mutuo, donde se valore su individualidad, se potencien sus cualidades, y los límites sean coherentes y justos. Donde puedan jugar, teniendo en cuenta que el juego es la más potente forma de aprendizaje, y que permite a los niños y niñas descubrir al mundo y adaptarse a él.


COLIBRÍ es un espacio expresamente preparado para este fin, donde pueden elegir cómo y qué aprender con el apoyo de adultos cualificados en este tipo de abordaje pedagógico (“Pedagogía Activa”), que creen en sus capacidades y valoran sus necesidades.


Aquí, desde muy pequeños/as aprenden a ser autónomos, a tomar decisiones y responsabilidades, dotándose de recursos para afrontar pequeños desafíos, lo que les enseñará a pensar y a ser creativos proponiendo soluciones a los problemas sin generar competitividad. De esta forma desarrollan seguridad, autoestima y una visión ajustada de sí mismos. Cualidades junto con la creatividad que les ayudaran a adaptarse a una sociedad siempre cambiante.


En COLIBRÍ cuidamos los pequeños detalles del ambiente, una decoración que buscamos que sea agradable, los olores, la música, los materiales educativos, en fin, queremos un ambiente hogareño, sensorial, tranquilo, respetuoso y sin estímulos innecesarios. Un espacio donde apetezca quedarse, un lugar donde jugar, crear, expresar, investigar, ilusionarse por la vida, descansar, descubrir el placer de la tranquilidad y del silencio… aprender de la vida para la vida, aprender a convivir hoy para hacer la paz mañana.

 

En COLIBRÍ confiamos en los niños y niñas.


Bienvenidos/as a COLIBRÍ